La boca, el sexo y la libertad

Michael Douglas

Michael Douglas

Fue abrir la boca Michael Douglas para que de pronto se desatase una fiebre de interés inusitado por el sexo oral y sus teóricas consecuencias. Lo cierto es que llevamos cuatro días en los que medios de todo el mundo vuelcan estadísticas y estudios hasta el domingo desconocidos sobre la relación que pudiera haber entre las prácticas de cunnilingus y/o felaciones con la prevalencia de cáncer de garganta. El nexo de unión sería el VPH, virus del papiloma humano causante principal de tumores en el cuello del útero, la vulva o el pene.

Particularmente, todo incremento súbito de información acerca de temas de salud suele generarme más sospechas que curiosidad. Me ocurre casi cada año con las sucesivas gripes que se venden como plagas que liquidarán a media humanidad -la aviar, la A y otras muchas- y poco tiempo más tarde caen en el olvido tan rápido como el fin del mundo de los mayas. Me sucede con muchísimos estudios que a partir de muestras insignificantes llegan a conclusiones más o menos estrafalarias. Y me vuelve a pasar con esta historia.

No soy nadie para discutir la veracidad o el rigor de los trabajos científicos que están saliendo a relucir estos días, y que marcarían un aumento del “factor VPH” en los casos de cáncer de garganta. Pero que esto ocurra en plena oleada de puritanismo rampante es, cuanto menos, llamativo. Hace muchos años, alguien me dijo que para hacer caso o desestimar un estudio científico habría que saber -siempre- quién lo ha patrocinado. Para que se entienda, a las universidades de cualquier lugar del mundo no suele sobrarles el dinero para investigación, por lo que aceptan gustosas los aportes de entidades privadas, interesadas en que la ciencia las ayude a reafirmar las bondades o maldades de determinados productos o hábitos. Igual que lo que ocurre con los partidos políticos, el origen de la financiación condiciona, y mucho, las decisiones posteriores.

Virus VPH

Virus VPH

En el caso del VPH, el sexo oral y el cáncer de garganta, el primer paso sería averiguar las tendencias político-religiosas de las universidades, centros y personas cuyos estudios avalan un crecimiento exponencial de esta desagradable relación. Y del mismo modo, de aquellas otras que se manifiestan escépticas al respecto. Apostaría dinero que encontraríamos paralelismos bastante llamativos entre las estadísticas y las posturas, en este caso ideológicas.

Creo que solo una vez aclarado este punto habría que preocuparse realmente por el tema… o no. Porque esto abriría las puertas a una nueva reflexión. Aquella que se refiere al empeño -inútil- de la sociedad occidental por negar situaciones que vienen de serie con el ser humano, tales como la enfermedad, el sufrimiento y la muerte; y los esfuerzos que se ponen en evitarlas, lógicos en la medida que sean moderados, pero en general tan exagerados que incluso nos llevan a sacrificar placeres en el camino, en una pérdida de equilibrio muchas veces cercana a la enajenación.

Nos pasa con las comidas, con la actividad física, con el ocio… con todo. Encontramos contraindicaciones y efectos adversos en cada paso que damos, asustados por estudios e investigaciones que auguran terribles males casi por despertarnos cada mañana. Estudios e investigaciones que en teoría procuran alertarnos y protegernos, pero que en la práctica nos van limitando las actividades, condicionando los gustos, azuzando los miedos, recortando los instintos… En definitiva, estrechando más y más cada día los márgenes de libertad individual para hacer lo que nos plazca, lo que nos pida el cuerpo.

El último grito en la materia parece anidar a partes iguales en la boca y el sexo. Por mi parte, y hasta nueva orden, solo se me ocurre una respuesta ante la noticia: sacarle la lengua, que es lo suyo.

Lengua

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s