El golazo del fin de semana

No, no es de Messi, ni de Cristiano Ronaldo, ni de Robbie Van Persie. Es más, es el golazo del fin de semana aun antes de que se jueguen los partidos de este sábado y domingo. Desde mucho antes.

Exactamente desde 1980, que fue cuando un Diego Maradona de 19 añitos armó esta obra de arte en un partido amistoso entre Argentinos Juniors y Deportivo Pereira de Colombia.

Disfruten, disfruten…

Anuncios

El Telegrama de la Noche: La Iglesia laica

papa_francisco_brasil_0Francisco I, es decir, Jorge Mario Bergoglio, lleva demasiado poco tiempo como para emitir juicios contundentes sobre su labor como Papa. Stop. Le quedan muchos temas por pronunciarse y muchas conductas que cambiar o erradicar en la institución que representa (igualdad de género, homosexualidad, anticoncepción, delitos internos…). Stop. Pero hoy en Brasil, y desde su puesto en lo más alto del Vaticano, pidió la laicidad del Estado. Stop. Es decir, la separación clara entre política y religión, algo que no ocurre en infinidad de países del mundo: cristianos, musulmanes y uno judío. Stop. Más aun, abogó por una convivencia pacífica entre religiones. Stop. Es impensable siquiera imaginar a cualquiera de sus predecesores diciendo algo así; alentando desde lo más alto de la Iglesia su propia pérdida de poder y de influencia. Que hubiera, por fin, una mirada progresista de -al menos- un aspecto de la realidad. Fui personalmente duro y suspicaz cuando el obispo argentino fue nombrado líder de los católicos. Stop. Pero en este punto, para el que no caben ni interpretaciones ni dobles lecturas, no puedo menos que reconocer su acierto y su osadía. Ojalá que los destinatarios -y no solo los católicos- escuchen el mensaje.

La Portada del Día: ¿Dónde está Andy?

77 años son demasiados años. Incluso para los británicos, tan flemáticos ellos, tan poco dados a los sobresaltos emocionales y a la exposición pública de sentimientos y pasiones.

Pero cuando se trata de exaltar los éxitos propios y reflotar el espíritu patriótico, ni el más frío de los súbditos de Su Graciosa Majestad logra disimular el orgullo de ser British. Por eso, el hecho de que Andy Murray haya roto ayer el maleficio de 77 años sin que un británico ganase el torneo de tenis de Wimbledon, sirvió para sacudir las fibras de cualquier ciudadano nacido en las Islas. Incluso a pesar de que Andy sea escocés, un pueblo en pleno proceso de independencia.

Hoy, no hay periódico al otro lado del Canal de la Mancha que no dedique su portada al nuevo héroe nacional. Pero la mayoría repite, desde diferentes ángulos, la foto de Murray besando el trofeo del ganador. La bendita excepción es The Times. Su foto ocupa en realidad, portada y contraportada. Y en ella, al tenista escocés hay que buscarle en el ángulo derecho, bajando de la grada mientras el estadio en pie se rinde a sus pies, a sus manos y a su raqueta. Una foto espectacular, un titular sencillo, The History Boy, que ni siquiera necesita poner el nombre del protagonista. ¿Para qué? ¿Acaso hay alguien que el lunes por la mañana en Gran Bretaña no sepa de quién están hablando?

En definitiva, una primera página adaptada a los tiempos que corren, donde la prensa escrita está obligada a contar algo más que lo obvio, que lo visto por televisión o en internet 24 horas antes. O al menos, contarlo de una manera distinta. Como hace hoy The Times en este portadón.

The Times