Alta Fidelidad, el festival que cierra 2012

Alta Fidelidad

El año se acaba irremediable, y tal vez afortunadamente (aunque cualquiera que no se llame Luis de Guindos se atreve a pronosticar que 2013 será mejor), pero antes de bajarle la última persiana, desde mañana jueves 27 y hasta el sábado 29 aún queda tiempo para el último festival madrileño.

Se trata de Alta Fidelidad, un encuentro músico-cultural que combina literatura, cine y buenos sonidos, y que ya va por su cuarta edición. Esta vez tendrá dos sedes, muy cerca una de la otra: el Auditorio de la Casa del Reloj de Arganzuela (Paseo de la Chopera, 10, Metro Legazpi), y el bar-restaurante-lounge Costello Río (Plaza General Maroto, 4, justo enfrente del complejo Matadero).

Quien le eche un vistazo al cartel del festival descubrirá muy buenos intérpretes, como Alondra Bentley, David Myhr, Lukah Boo o Ukulele Clan Band. También charlas con escritores, gente de cine o del ámbito musical como David Sánchez, Agustín Fernández Mallo, Iván Castelló (Canal +), Julio Ruiz (Disco Grande de Radio 3),  José Manuel Tenorio o Rubén Pozo (Pereza).

Y quien aguce la mirada incluso descubrirá al autor de este blog. Allí estaré, en Costello Río el viernes a las 18, junto al escritor Daniel Bernabé, presentados por Castelló&Tenorio, en una charla titulada Vidas al Límite. Hablaremos de reinventarnos, de superarnos, de éxitos y de fracasos, de crisis, catarsis y de cómo no sucumbir ante ellas.

Hasta el viernes entonces. Les espero…

El Juego de la Esquizofrenia

La complejidad de los acontecimientos que se suceden en estas últimas semanas en España, en el terreno de lo político, lo económico y hasta lo policial, es tan profunda, que entenderla, aprehenderla e interpretarla es tarea de titanes. Y aun así, en todos los casos las probabilidades de equivocar el diagnóstico son enormes.

Por eso, el siguiente cuadro no pretende ser más que una descripción somera, un informe nada exhaustivo de lo que podríamos denominar “el tiempo de la esquizofrenia”. Les invito a leer estas noticias relacionando unas con otras.

El Ibex 35 lleva una semana apoteósica       Los sindicatos convocan huelga general

El FMI augura una mayor recesión para       La prima de riesgo baja a niveles de abril
España en 2013

Las manifestaciones y huelgas contra          Las encuestas aseguran que el PP
los recortes se multiplican por doquier          reforzará su mayoría absoluta en Galicia

Artur Mas aplica en Cataluña los mayores    CiU ganará las elecciones del 25N por
ajustes de toda España                                  escándalo

España y el BCE inventan el                         Los mercados se lo creen
“rescate virtual”

Romney derrota claramente a Obama en    Obama derrota claramente a Romney en
el primer debate de campaña                        el segundo debate de campaña  

El precio de la gasolina empuja hacia          Todos los fines de semana hay atascos
arriba la inflación a pesar del parón de         en la Gran Vía y es imposible encontrar
la economía                                                   sitio en un parking del centro de Madrid

Sí, ya sabemos que cada ítem puede tener una explicación racional, pero en el fondo y dicho así nada de esto parece tener lógica o sentido. Si hasta parecen cartas de un juego de naipes. ¿Por qué sube la Bolsa y baja los riesgos un país cuyas perspectivas son cada vez más negativas y debe pedir ayuda financiera, aunque en un primer momento pueda ser “virtual”? ¿Por qué si en teoría ese país recibe apoyos y el valor de sus empresas en Bolsa cotiza al alza buena parte de sus habitantes protestan, se quejan y hacen huelgas? ¿Por qué los que toman las medidas más duras ganarán las elecciones con mayor amplitud? ¿Por qué con una semana de diferencia los dos mismos candidatos a la presidencia de un país se sacan tan claras ventajas el uno al otro? ¿Por qué la suma de recesión económica creciente más inflación preocupante da como resultado miles de coches en las calles un sábado por la noche?

Vivimos un período perverso y una actualidad acelerada y esquizofrénica. No, no es ningún juego. Lo peor es que hace ya bastante tiempo que incluso ha dejado de ser divertido. Y sin embargo, todos seguimos participando…

Diez frases de…

… Joseph E. Stiglitz (premio Nobel de Economía 2001)

Pasó fugazmente por el CaixaFórum de Madrid, para oficializar su ingreso a la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras y presentar su último libro, El precio de las desigualdades, y dejó sentencias muy interesantes. Conviene leerlas con atención.

Joseph E. Stiglitz, durante su discurso en el CaixaFórum de Madrid.

– La desigualdad hace que la economía sea menos eficiente y más inestable; debilita a la Justicia y a la Democracia.

Hay que desterrar el mito del “sueño americano”. Estados Unidos se ha convertido en el país más desigual y con menos oportunidades del mundo. Hoy, cualquier joven americano depende de la capacidad económica de sus padres para progresar.

Los mercados no existen en el vacío. Por lo tanto, no son las fuerzas del mercado las que crean las desigualdades, sino las formas que les damos a esas fuerzas. Y esto depende de la política, porque hay que cumplir normas y leyes. Pero en EEUU las leyes se dictan y están manejadas por el dinero. También en otros países, pero en el mío es más visible. Hemos pasado de 1 persona/1 voto a 1 dólar/1 voto.

– Las grandes corporaciones y entidades financieras pagan las campañas electorales norteamericanas. Para ellas es una inversión y piden un retorno de la misma. Hasta ahora, han obtenido más retorno de las inversiones políticas que de las financieras.

– Muchos países europeos se están guiando por el modelo americano, pero EEUU ya no es un ejemplo a seguir. No se trata de un camino inevitable, se puede elegir. En Brasil, un país con enormes desigualdades, ricos y pobres se dieron cuenta que no iban en la dirección correcta, y desde los tiempos del presidente Lula comenzaron con programas de ayudas a los más pobres. Hoy ya empiezan a verse los resultados de ese cambio.

Me preocupan mucho los programas que solo se basan en la austeridad, porque reducen las oportunidades y aumentan las desigualdades. La economía necesita inversión en tecnología, en educación y en innovación. Antes de la crisis, España era una historia de éxito y la sociedad era más equitativa. Pero los recortes en educación y sanidad tendrán un efecto negativo a largo plazo.

El sistema ayuda más a las corporaciones que a las personas. La aseguradora AIG recibió un rescate de 150.000 millones de dólares; las industrias farmacéuticas consiguieron la aprobación de una disposición por la que el Gobierno de EEUU no pueda negociar los precios de los medicamentos, a pesar de ser el principal comprador. Es un regalo de medio billón de dólares. Se venden recursos naturales a las compañías mineras a bajo precio. Todo esto distorsiona la economía y crea desigualdades.

La lista Forbes no incluye a los inventores de las herramientas que, como internet, han transformado a la humanidad, sino a gente que no ha hecho ninguna contribución a la sociedad y solo busca rentas, muchas de las cuales se han conseguido mediante falta de transparencia, prácticas abusivas o manipulaciones como el caso Libor.

– El 1% de la población tiene que darse cuenta que no prosperará si el 99% restante no lo hace. Algunos ya se han dado cuenta, como Warren Buffett, que lidera una campaña para aumentar los impuestos a los ricos. Y el 99% debe darse cuenta que la idea del “goteo” o “derrame” de la riqueza es mentira, otro mito. Los ingresos de un americano medio en 2012 son más bajos que en 1995, y su sueldo, igual al de 1968. La mayoría de la población no se ha visto beneficiada por el crecimiento de todas estas décadas.

– Para conseguir una economía más fuerte y una sociedad más equitativa, primero hay que hacer un buen diagnóstico, porque los políticos no suelen hablar de los temas esenciales. Y después mejorar las leyes que controlan a las corporaciones, las de fiscalidad, las de competencia, la ley de quiebras. Desde lo económico es sencillo, el problema está en la política, porque hoy está basada en el dinero más que en ningún otro momento de la Historia.