Memorias personales en azul y rojo

San Lorenzo1) Nací muy cerca del Parque Chacabuco, en Asamblea al 600, y mi abuelo tenía una camisería justo enfrente. Viví muy poco tiempo en ese barrio, pero todavía me acuerdo de las tardes de domingo, cuando veía pasar a la gente que iba caminando en dirección a Avenida La Plata. Eran tiempos en los que casi nadie llevaba puesta la camiseta de su equipo para ir a la cancha, pero todos sabíamos adónde iba aquella gente y cuáles eran sus colores.

2) En el 73, apenas recuperada la democracia, se organizaron los torneos Evita y con los compañeros de la secundaria armamos un equipo, Estudiantes de Flores, y nos anotamos. Fue el campeonato que acabaron ganando unos pibes llamados Cebollitas, creo que no hace falta aclarar quién era el 10 de ese equipo. La inauguración, con desfile de todos los participantes, se hizo en el Gasómetro, y me acuerdo que mientras daba vueltas por el césped pensaba en cuántos grandes cracks habían pisado esa misma hierba, y en los tablones abarrotados de esa gente que pasaba por mi casa de Asamblea los domingos a la tarde.

3) Hubo una primera pareja, la madre de mi hija, con la que inicié una aventura trasatlántica que todavía perdura. Hay una pareja actual, una morocha bien porteña, que me ayudará a volver a los orígenes. Ninguna de las dos le hacen demasiado caso al fútbol. Pero curiosamente las dos, por influencia familiar, comparten colores azulgranas. Entonces en su día hubo cuñados -Lalo- y sobrinos -Ariel, Leti, Fernanda-; y hoy hay suegros -Hugo, Lidia- y hasta un sobrino nuevo -Nico- que hoy deben estar un poquito más felices que ayer.

4) Tuve un amigo, entrañable, fantástico, de los más nobles que me hizo conocer este oficio, que un día pasó por Madrid y me contó que estaba escribiendo un libro, Memorias del Viejo Gasómetro. Quique Escande murió el año pasado. Su libro es hoy uno de los documentos que permitirán la recuperación de los terrenos de Avenida La Plata.

5) Y vuelvo al origen. Mi viejo, como buen viejo futbolero e influyente, me hizo orgulloso hincha de Independiente. En cambio a mi queridísimo abuelo, el de la camisería, el que me enseñó a leer cuando yo era muy chico, me contaba anécdotas de su Besarabia natal y me enseñaba a hablar en ruso durante las caminatas después de comer, no le interesaba tanto el fútbol. Pero cuando le preguntaban, por una simple cuestión de cercanía, decía que era hincha de San Lorenzo.

Por él, por las parejas y los parientes de antes y de ahora, por los amigos que están y los que se fueron, por el barrio donde nací y por la gente que pasaba frente a mi casa los domingos por la tarde, hoy siento que es un día especial.

¡¡¡Felicidades, viejo, querido, glorioso y cercano San Lorenzo de Almagro!!!

Bienvenido Campeón al grupo de los clubes argentinos ganadores de la Copa Libertadores de América. Hace mucho tiempo que te estábamos esperando…

La Foto del día: Acoplamiento con Península de fondo

BALLENAS DESDE EL ESPACIO

Fue una más de las tantas maniobras que realiza en las alturas la Estación Espacial Internacional (ISS), ese navegador que da vueltas en torno al planeta con unos cuantos seres humanos a bordo sin que ya le hagamos ningún caso, como si se tratara de lo más normal del mundo.

Ayer les mandaron provisiones desde tierra firme. Un flete de 6,6 toneladas de peso con agua, combustible, comida y ropa como para que los seis habitantes de la estación tengan algo con qué distraerse. El acoplamiento con la nave madre se hizo con la precisión habitual, sin inconvenientes. Lo único llamativo es la foto.

Península ValdésPorque esta vez quiso la casualidad que 410 kilómetros más abajo pudiera verse con absoluta limpieza la costa de la Patagonia argentina y el trazo perfecto de ese lugar maravilloso que es Península de Valdés, paraíso de pingüinos, elefantes y lobos marinos, y estación anual de las ballenas francas australes, que en esta época del año andan por allí procreando y dando a luz a las crías.

Una pena que no se acercaran un poquito más. Quizás alguna habría salido en la foto…