Las cuentas del “banco pésimo” no cierran ni antes de abrir

SAREBNo hay manera. Lo disfracen como lo disfracen, las cuentas del Sareb, el “banco pésimo” creado para absorber los activos tóxicos de bancos y cajas españolas, no cierran ni siquiera antes de abrir.

Según informa El Confidencial.com, finalmente el engendro se pondrá en marcha con un capital reducido de 1.720 millones, muy lejos de los 5.000 estimados en un principio, y que ahora se dice se alcanzaría recién en 2013 a través de una ampliación de capital. Por si esto ya de por sí no demuestra que el invento cojea por varias patas, hay que tener en cuenta que en acciones, es decir, activos líquidos, sólo habrá 827, mientras que el resto será deuda subordinada. Del total, el 48% lo aportará el FROB, o sea, los contribuyentes; y el 52%, cinco bancos privados.

Además, y como añadido, dado que el FROB ha decidido actualizar los activos a precios de 2012, y no los de 2011 que se valoraron en su día, lo cual significa rebajar los precios de adquisición de suelos, promociones y pisos, no tendrá más remedio que nacionalizar el Banco Mare Nostrum y la fusión Caja España-Caja Duero, ya que no tienen fondos para aguantar esta rebaja y necesitarán dinero proveniente del rescate europeo.

Un rescate, eufemismo que se utiliza en lugar de crédito o préstamo, que deberemos devolver a escote entre tod@s y con carácter preferente, según la reforma constitucional de agosto de 2011.

Seguimos navegando viento en popa hasta el naufragio final…

Banco malo: sea como sea, pagamos entre tod@s

Hace algunas semanas, exactamente el día que se anunció el decreto de su creación, comenté en un post los “daños colaterales” del llamado “banco malo”. Pase muy de puntillas sobre la misión principal de esta sociedad anónima destinada básicamente a que entre tod@s paguemos los despilfarros cometidos por la banca española en la última década y media, porque casi todos los medios hablaban de ese punto, y porque en realidad, tampoco estaba muy clara la dinámica de operaciones que se iba a seguir.

Creo que hoy, a partir de una noticia que publica eldiario.es, llegó el momento de intentar traducir a idioma neófito esta nueva y simpática estafa que nos ofrecen desde las altas cumbres de la economía. Espero que se comprenda.

– ¿Por qué banco malo?
Porque su capital estará compuesto por la compra de los activos tóxicos de buena parte de la banca española.

– ¿Cómo se formará el capital social?
Lo dispuesto es que al menos el 51% de esta sociedad anónima sea de inversores privados. Pero como veremos más adelante, esto no está tan claro.

– ¿Qué activos comprará?
Todos los créditos relacionados con el negocio inmobiliario (suelo, promociones, inmuebles a medio construir y por supuesto, inmuebles hechos y derechos) que a los bancos les resulten incobrables, incluyendo a los ya refinanciados.También los inmuebles que quedaron en poder de los bancos para saldar créditos que no se podían pagar, ya sea suelos o pisos; y las participaciones y acciones de empresas inmobiliarias entregadas como parte de pago. En estos dos últimos casos está en discusión el límite mínimo de compra, que oscilaría entre 100.000 y 250.000 euros.
Hablando claro, toda la basura que los bancos guarden en sus balances, que así quedarán impecables para comenzar otra vez la rueda si nadie los controla o les pone límites a sus especulaciones financieras.

– ¿Quiénes decidirán las compras?
La última palabra la tendrán el Banco de España y el FROB, Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria.

– ¿Cuánto se pagará por estos activos que nadie quiere?
Aquí está el meollo de la cuestión. Según una de las dos auditoras que trabajan en el tema, y según la información antes citada, habrá una rebaja del 45% sobre el precio que figura en los balances.

– ¿Y eso es mucho o poco descuento?
Según Bruselas, poco (en Irlanda fue un 58% menos). La UE quiere un precio más bajo, cercano al de mercado. Según los bancos, demasiado. Ellos quieren un precio más alto, que amortigüe las pérdidas el máximo posible.

– ¿Qué pasa si el banco malo compra caro, o sea, descuenta poco?
Los balances de los bancos quedarán menos dañados.
Los precios no serán atractivos para los inversores privados porque será más difícil ganar dinero con la venta posterior.
Se corre el riesgo de tener que montar la sociedad con más del 49% de dinero público, es decir, pagamos entre tod@s.

– ¿Qué pasa si el banco malo compra barato, o sea, descuenta mucho?
Los balances de los bancos sufrirán más.
Los precios de los inmuebles bajarán más, lo que afectará al resto de la banca.
Se corre el riesgo de tener que rescatar más bancos de la quiebra, debido a los dos supuestos anteriores. Esto se haría con dinero público, es decir, pagamos entre tod@s.

– ¿Y cómo recuperará y ganará dinero el banco malo?
Vendiendo todo lo que compre en un plazo de 15 años.

– ¿Hay garantía de que esto ocurra?
Ninguna, y esto es independiente de que se compre caro o barato.

En definitiva, solo hay un factor absolutamente asegurado en todo este entramado. Sí, acertó, que pase lo que pase ¡pagamos entre tod@s!

¿Para quién es malo el “banco malo”?

Las acciones de todos los bancos españoles se dispararon hoy en la Bolsa después de que el Ministro de Economía diera a conocer los detalles de una nueva reforma financiera que incluye la creación del ya célebre “banco malo”, que así, de entrada, ya suena fatal. No es extraña esa subida en la cotización de los Santander, BBVA, Sabadell y demás porque son los primeros beneficiados por la medida, ya que se quitarán de sus balances los multimillonarios activos inmobiliarios que vienen estrangulando sus cuentas desde que estalló la burbuja.

El “banco malo”, pactado y autorizado por Bruselas, básicamente será una sociedad anónima que se ocupará de comprar esos pisos, promociones de suelo, garajes y otros activos, y que se da un plazo de hasta 15 años para después venderlos. ¿A qué precios? Ahí está una de las claves de la cuestión. Por supuesto, los comprará muy por debajo de los precios a los que estaban cotizados en los balances bancarios, pero no es lo mismo una rebaja de un 50% que de un 80%. ¿Y a cuánto los venderá? Dependerá de la evolución de la economía y el mercado inmobiliario en los próximos 15 años. Mientras tanto, por si hace falta aclararlo, el dinero que financiará la compra vendrá de Bruselas y tendrá que ser devuelto de nuestros impuestos.

Ahora bien, se supone que a través de las ventas el “banco malo” recuperará la inversión y así, como prometió hoy De Guindos, “no nos va a costar un duro a los contribuyentes” ¿Que pasado ese tiempo resulta que esto no ocurre, el “banco malo” pierde dinero y la promesa no se cumple? ¡Por favor!, ¿quién se va a acordar de lo que dijo De Guindos dentro de 15 años?

Pero el decreto de esta tarde tiene otras sorpresas, igual o más desagradables. A saber:
– El Banco de España, una entidad antidemocrática porque nadie más que el Gobierno elige a sus gestores ni controla su accionar, tendrá plenos poderes de decisión sobre la actividad del “banco malo”.
Se elimina la necesidad de informes de expertos independientes para todas sus operaciones, tal como exige la ley, entre ellas determinar los precios de compraventa de los activos o de las entidades financieras de las que deba hacerse cargo en el futuro.
– Podrá emitir obligaciones (bonos o semejantes), es decir, endeudarse hasta las cejas, incluso por encima de los límites que establece la Ley de Sociedades de Capital y por encima de su propio valor. Total, si sale mal después lo pagamos a escote entre todos.
– Podrá crear fondos de todo tipo (inversión, riesgo, lo que sea) o participar en ellos, es decir, especular en la timba de los mercados sin prácticamente nadie que lo controle, salvo el Banco de España. Total, si sale mal…
Se salta a la torera artículos claves de la Ley Concursal o el Código Civil que protegen derechos de acreedores en los casos de quiebra de una entidad financiera; o de deudores de créditos que quieran cancelarlo mediante su pago.
– Y como si fuera poco, en el caso de hacerse cargo de la gestión o de comprar entidades en liquidación, el “banco malo” queda exento de mantener las originales responsabilidades tributarias, laborales o con la Seguridad Social.

Todo muy bonito, ¿no? ¿Se entiende ahora por qué subieron tanto las acciones de los bancos esta tarde?

Sin embargo, y en medio de la euforia, llama la atención que hoy también aumentara la prima de riesgo, como si los inversores no acabaran de fiarse de que las medidas adoptadas por el Gobierno vayan a mejorar la solidez financiera de este país.

Quizás porque el famoso “mercado” carece de toda lógica. O tal vez, porque sepan mejor que nadie a quiénes favorece, y sobre todo, a quién está perjudicando el puñetero “banco malo”.