Bomberos bajo fuego

Desde hace una semana, en Madrid los bomberos quedaron en el centro de la hoguera. Que si no apagaron el incendio de Robledo porque estaban de huelga, que si se quejan demasiado, que si cobran mucho…

Cuelgo aquí un reportaje a bomberos del Parque de Collado Villalba, hecho por el canal de televisión de la sierra, a ver si se van aclarando las cosas.

Por las dudas, adelanto una: NO HAY NINGUNA HUELGA DE BOMBEROS. Simplemente, se niegan a hacer horas extras para cubrir las bajas de personal que se vienen produciendo desde 2008. Y las horas extras, como todos sabemos, son voluntarias, no obligatorias, y por lo tanto NO EXISTE LA HUELGA DE HORAS EXTRAS.

Anuncios

Madrid, la Resta de Todo

Esta es una crónica urgente al regreso de las vacaciones, y responde estrictamente a ese periodismo desde mi ventana que anuncio en la presentación del blog. Porque esta es la vista habitual que tengo desde esa ventana:

Y esta es la que me he encontrado esta mañana.

Al margen del cambio de luz debido a las horas en que fueron tomadas las fotos -la primera al atardecer; la segunda al mediodía-, la gran diferencia entre ambas es que en una se dibujan los suaves contornos de un trozo de la sierra madrileña; mientras que la otra muestra una masa gris e informe que cubre todo el horizonte.

La razón es el gigantesco incendio declarado ayer en la zona de Robledo de Chavela, seis focos de los cuales dos siguen sin control a estas horas, 2.000 hectáreas de monte quemado, cinco urbanizaciones desalojadas, cientos de personas destinadas al trabajo de apagar las llamas.

Todavía es demasiado pronto para saber qué pasó, pero todo apunta a una suma de causas/consecuencias: un pirómano+vientos fuertes+pocas dotaciones de bomberos disponibles debido a los recortes presupuestarios (no hacen horas extras porque exigen la reincorporación del personal necesario)+retraso en el comienzo de las tareas de extinción+falta de agua en las cercanías porque la presa de Robledo está vacía ya que la falta de mantenimiento motivó fallos de estructura=lo que se ve en la foto.

Como (casi) dice el lema del Gobierno de la Comunidad de Madrid, un incendio que es La Suma de Todo, ¿o debería decir la Resta?

Diálogos 3

I.

– Al final, las quejas de los funcionarios no duraron más que dos semanas. Ya decía yo que se iban a cansar enseguida. Esa gente nunca tuvo vocación de lucha.
– Me parece que te estás equivocando. Cada día hay algún encierro, algún corte de calle. No es generalizado, pero se mantiene. Y en realidad, hubo un acuerdo para frenar hasta septiembre. Hay demasiada gente de vacaciones y no es cuestión de exponer al personal a posibles sanciones.
– En septiembre ya se habrán enfriado los ánimos y habrán aceptado que no queda más remedio que asumir esta realidad. Te lo digo yo…
– Que te digo que estás midiendo mal. En septiembre entra en vigor el aumento del IVA, comienzan las clases y todavía quedan los anuncios de los nuevos ajustes que nos imponen desde Alemania y la UE.
– No le veo mucho futuro a esa pelea.
– Mira, te voy a decir otra cosa: nunca en mi vida, y sabes que llevo muchos años en esto, vi tanta unidad entre las bases sindicales. No te hablo de las cúpulas sino de la gente en las empresas. El otoño va a ser muy pero muy movido. Que el Gobierno se vaya preparando porque a partir de mediados de septiembre se viene una muy gorda.

(La tranquilidad de la tarde veraniega, un buen escenario para la charla picante entre el veterano delegado sindical y el descreído dueño del café del barrio).

– – – – – – – – – – – – – – – –

II.

– Entraba ahora a Madrid por la carretera y he visto unos de esos aviones hidrantes que se usan para apagar incendios. Algo debe de estar ardiendo por ahí…
– No me sorprende. Llevamos varios días con incendios en los montes de la Comunidad. Y más que va a haber.
– Yo no leí nada al respecto.
– Porque no querrán contarlo. Pero mi primo es bombero y justo ayer me hablaba de esto. ¿Sabe que en Madrid los bomberos de guardia han sido reducidos al mínimo?
– Pero eso es un peligro…
– Ya… Pero hay que recortar gastos, y así se ahorran el plus que se paga por guardia. Por eso le digo que no me sorprende que haya incendios. Mientras no sean demasiado grandes ni siquiera van a apagarlos. Habrán hecho cuentas y creerán que dejar que se queme el monte es más barato…

(Entre tijeretazo y afeitada, el hombre de negocios escuchaba boquiabierto a su peluquero, sin dudas todo un experto en recortes).