El Concierto de Hoy: Alondra Bentley

alondra-bentleyEl nombre de Alondra Bentley suena tan melodioso y dulce como su voz a los oídos de quienes frecuentan el mundillo de la música independiente. Sin embargo, todavía no alcanza la notoriedad que sin dudas merece entre el gran público. Por un lado, casi mejor, porque así sus presentaciones mantienen el tono intimista que tiende a perderse entre la muchedumbre.

Hoy, su folk-pop suave y armónico cerrará el Festival Alta Fidelidad, el último del año en Madrid. Será difícil encontrar una manera mejor de despedir 2012.

Alondra Bentley. Festival Alta Fidelidad. Auditorio de la Casa del Reloj. Paseo de la Chopera, 10. Madrid. 21 horas.

Alta Fidelidad, el festival que cierra 2012

Alta Fidelidad

El año se acaba irremediable, y tal vez afortunadamente (aunque cualquiera que no se llame Luis de Guindos se atreve a pronosticar que 2013 será mejor), pero antes de bajarle la última persiana, desde mañana jueves 27 y hasta el sábado 29 aún queda tiempo para el último festival madrileño.

Se trata de Alta Fidelidad, un encuentro músico-cultural que combina literatura, cine y buenos sonidos, y que ya va por su cuarta edición. Esta vez tendrá dos sedes, muy cerca una de la otra: el Auditorio de la Casa del Reloj de Arganzuela (Paseo de la Chopera, 10, Metro Legazpi), y el bar-restaurante-lounge Costello Río (Plaza General Maroto, 4, justo enfrente del complejo Matadero).

Quien le eche un vistazo al cartel del festival descubrirá muy buenos intérpretes, como Alondra Bentley, David Myhr, Lukah Boo o Ukulele Clan Band. También charlas con escritores, gente de cine o del ámbito musical como David Sánchez, Agustín Fernández Mallo, Iván Castelló (Canal +), Julio Ruiz (Disco Grande de Radio 3),  José Manuel Tenorio o Rubén Pozo (Pereza).

Y quien aguce la mirada incluso descubrirá al autor de este blog. Allí estaré, en Costello Río el viernes a las 18, junto al escritor Daniel Bernabé, presentados por Castelló&Tenorio, en una charla titulada Vidas al Límite. Hablaremos de reinventarnos, de superarnos, de éxitos y de fracasos, de crisis, catarsis y de cómo no sucumbir ante ellas.

Hasta el viernes entonces. Les espero…