El Editorial del Domingo: 14 de abril

A Juan Carlos y Corinna. A Felipe, Letizia y sus peques. A Sofía, sus biógrafos y sus hagiógrafos. A Iñaki y Cristina, que tanto monta, monta tanto. A Elena, García Revenga, Marichalar, Froilancito y las escopetas. A la duquesa de Alba y su mediática y encantadora familia. A marqueses y marquesas (como la familia de la mujer de Jesús Posada). A duques y duquesas. A condes y condesas (como Esperanza Aguirre). A los Godó y los Griñán. Los Luca de Tena y los Fernández de Córdoba…

Y también a tod@s aquell@s que ayudan a perpetuar un sistema hereditario de castas. Al ABC y La Razón, a la COPE y El Mundo, a Cospedal y Rajoy, a Rubalcaba y Felipe González. A Mas y Duran i Lleida. A quienes defienden el carácter inviolable de los que detentan los poderes económicos y de la tierra. A quienes refuerzan su creencia de ser intocables y superiores. A quienes miran con desdén al “pueblo llano” y lo desacreditan de infinitas maneras cuando pretende quejarse, protestar, pedir cuentas o hacer un “escrache”. A tod@s ell@s:

¡¡¡QUE PASÉIS UN MUY FELIZ DÍA DE LA REPÚBLICA!!!

3republicaY que sepáis que estamos desempolvando…

 

La Portada del Día (I): Un museo de los horrores (y errores) en Ceuta

Mientras Fernando Alonso ocupa las portadas en los kioscos asturianos y Rafael Nadal en los de Baleares, hay periódicos que extienden la mirada algo más allá y se ocupan de temas alejados de los deportivos.

elmundo.750 2En ese sentido, ninguno destaca hoy por encima de El Mundo. No por diseño ni por ingenio. Es la suya una cabecera normal, pero el tema/denuncia que lanza como titular principal tiene calado suficiente como para destapar, si se confirma, una nueva crisis en el Gobierno, y aumentar un poco más el descrédito de la Monarquia como institución. Y solo por eso merece una mención.

La mirada de esta sección, sin embargo, prefiere un diario más modesto. Ya quedó dicho alguna vez que Ceuta y Melilla aparecen retratadas como “mundos aparte”, si uno se remite a las aperturas de sus rotativos. Sucesos, fuerzas de seguridad y religión son, por abrumadora mayoría, los temas que ocupan los puestos más destacados de las portadas el 80% de los días. Esto, más el diseño y el lenguaje utilizados las tiñen con un barniz anacrónico, y verlas es como una caída en el túnel del tiempo.

Para ratificar la sensación, El Faro de Ceuta hoy comete un error ortográfico de antaño: escribe “dio” con tilde en la “o” en su título principal, tal como era norma hace décadas. Además, utiliza una redacción que no superaría ningún examen de primero de Periodismo. Para quienes no frecuentan las redacciones, cabe explicar que tres líneas de 33 caracteres son margen suficiente para poder transmitir una idea de la mejor manera posible. Este humilde redactor demoró menos de dos minutos (y no es una exageración ) en escribir:

La tasa de alcohol en sangre del
conductor “kamikaze” superaba
cinco veces los límites legales

Es decir, la misma idea, pero con una sintaxis más lógica. La aclaración (xenófoba) de que el conductor en cuestión es marroquí ya es la guinda que cierra una portada digna del mejor museo de los horrores… y también de los errores.

elfaro_ceuta.750 2