2013: el fútbol que nos espera

Arranca 2013, y eso renueva todas las expectativas. También en el mundo del fútbol, por supuesto. Aquí dejo algunas predicciones de lo que podemos esperar en los próximos doce meses, en España, Europa, Argentina y América en general. El 31 de diciembre las repasamos…

Predicciones generales de cumplimiento cuasi asegurado

Juventus vs. Parma - Serie A Tim 2012/2013– Barcelona, Juventus, Manchester United y Bayern Munich ganarán sin apremios las grandes Ligas europeas. El PSG se quedará con la francesa, renovando el discurso sobre el poder del dinero en el fútbol.
José Mourinho manejará con ambigüedad la posibilidad de marcharse del Real Madrid mientras se deja querer por clubes de Inglaterra e Italia.- Varios clubes españoles quedarán al borde mismo de la desaparición. Sus hinchas buscarán otro Carlos Slim que los salve a base de campañas en Twitter y demás redes sociales. No lo conseguirán y más de uno perderá la categoría en los despachos.
Cristiano Ronaldo manejará con ambigüedad la posibilidad de marcharse del Real Madrid mientras se deja querer por clubes de Inglaterra, Italia (y el PSG).
Carlos Bianchi, en Boca; y Ramón Díaz, en River, generarán enormes ilusiones en sus respectivas hinchadas, que empezarán a frustrarse a partir de la 10º fecha del torneo Final en la Argentina.
– Fiel a la tradición, a partir de febrero o marzo el Real Madrid empezará a “tocar” jugadores con contrato en vigencia con otros clubes para forzar su fichaje en el verano.
– Un equipo brasileño, el que mejor se encuentre durante el semestre, ganará la Copa Libertadores.
– Varios partidos del campeonato argentino no podrán terminar debido a disturbios en las tribunas. Los dirigentes y medios de comunicación dirán que así no se puede seguir. Todo seguirá igual.
– El Barcelona alcanzará la final de la Champions, pero será eliminado por el Real Madrid en la Copa del Rey que, consecuentemente, volverá a ser considerado un torneo de enorme importancia.
Jorge Mendes facturará este verano varios millones de euros debido al movimiento de los jugadores y entrenadores que representa.
– El fútbol del Barcelona seguirá siendo, con mucha diferencia, el más atractivo del mundo. En Madrid lo seguirán negando. Las defensas de los equipos ingleses seguirán siendo las peores del mundo. Y esto ya es innegable.
– En el partido de la segunda vuelta de la Liga, los hinchas del Atlético de Madrid sentirán que por fin habrá llegado el momento de derrotar al Real Madrid. El sentimiento durará hasta el minuto 30 de dicho partido.

Predicciones de probable cumplimiento

scolari– De la mano de Luiz Felipe Scolari, Brasil ganará la Copa de las Confederaciones. Los brasileños dirán que es un anticipo de lo que ocurrirá al año siguiente en el Mundial. Los demás recordarán que ninguna selección que ganó esta Copa fue después campeona mundial.
Independiente de Avellaneda luchará a los tumbos para evitar el primer descenso de categoría de su centenaria historia. Su hinchada provocará incidentes continuos y amenazarán a dirigentes y jugadores. El entrenador, Américo Gallego, no acabará su contrato.
Rafa Benítez anestesiará a los hinchas del Chelsea que no pueden verle ni en pintura. Simplemente, se dormirán mirando los partidos de su equipo.
– El Barcelona subirá desde la cantera al primer equipo un extremo y un centrocampista ofensivo que, en principio, parecerán mejores que todos los surgidos en los dos años precedentes.
– La Copa de África será seguida por atención desde Europa, donde juega la mayoría de los jugadores, pero los partidos serán cerrados, con muchos cuidados defensivos y se dirá que las selecciones están demasiado “europeizadas”. Al final, el campeón se decidirá por penales después de un aburrido 0-0.
España ganará en París sin despeinarse el partido de las eliminatorias y clasificará para el Mundial 2014. Marcará Iniesta y se dirá que es injusto que no le den el Balón de Oro.
– Un vídeo descubrirá un chico de 10 años haciendo malabares con la pelota en algún lugar del planeta. Será bautizado como “el nuevo Messi”.
– Surgirán noticias muy fiables que colocarán a Josep Guardiola como entrenador de cualquier club europeo fuerte que no haya ganado su Liga; o de cualquier selección que tenga problemas para clasificar al Mundial.
– Argentina, Colombia, Uruguay y Ecuador clasificarán por Sudamérica para el Mundial 2014. Chile jugará el repechaje contra una selección asiática… y sufrirá hasta el último segundo.
Diego Maradona hablará bien y mal de distintos personajes y situaciones del fútbol mundial. A veces, incluso, refiriéndose al mismo personaje y la misma situación.

Predicciones de muy difícil cumplimiento

– Cristiano Ronaldo declarará que Lionel Messi es sin dudas el mejor jugador de la historia del fútbol y que se siente orgulloso de compartir con él sus años de esplendor.
– Los árbitros españoles unificarán sus criterios, ya no entre todos ellos, sino cada uno con sí mismo y dentro del mismo partido.
mou_abrazo– La noche que el Real Madrid sea eliminado de la Champions, José Mourinho, Iker Casillas, Sergio Ramos, Cristiano Ronaldo y Pepe se fundirán en un sentido abrazo en el centro del campo.
– Los árbitros europeos unificarán sus criterios, ya no entre todos ellos, sino cada uno con sí mismo y dentro del mismo partido.
– El portero titular del Atlético de Madrid, cualquiera que sea, vivirá la mejor noche de su carrera durante un partido contra el Real Madrid.
– El fútbol argentino entregará partidos vibrantes y bien jugados, tanto desde el punto de vista estético como técnico-táctico, y los jugadores surgidos de las divisiones inferiores demostrarán su amplio conocimiento del juego en cada acción en las que participen.
– Los árbitros argentinos unificarán sus criterios, ya no entre todos ellos, sino cada uno con sí mismo y dentro del mismo partido.
Ever Banega jugará una temporada completa sin sufrir ningún accidente absurdo. Juan Román Riquelme jugará una temporada completa.
– Los árbitros sudamericanos unificarán sus criterios, ya no entre todos ellos, sino cada uno con sí mismo y dentro del mismo partido.
– Ramón Díaz no hará chistes irónicos para demostrar que es más listo que el resto y Carlos Bianchi no hará reflexiones sesudas para demostrar que es superior al resto.
Marcelo Bielsa será sorprendido haciendo trampas; y Américo Gallego sorprenderá acertando con un cambio.
– Cristiano Ronaldo fichará por el PSG, y el choque de egos con Zlatan Ibrahimovic provocará un temblor de 7,6º en la escala Richter.
Iker Casillas parará cinco penales en la final de la Copa de las Confederaciones, y la FIFA le concederá de manera unánime el Balón de Oro. Lionel Messi no será invitado a la gala de entrega.

El Barcelona no tiene rival

Juanfran pelea con Cristiano Ronaldo

Juanfran pelea con Cristiano Ronaldo

Se fue el derby madrileño. Chato, friccionado, aburrido, con apenas algunas gotas de fútbol -aportadas todas por el Real Madrid-, y la conclusión es que la Liga española es más escocesa que nunca: si en el norte de las Islas, ausente el Glasgow Rangers, el Celtic se ha quedado solo, aquí el Barcelona no tiene rival.

Y no lo digo desde una mirada estética del fútbol, que puede estar sujeta a gustos y opiniones, sino a una concepción más amplia que integra filosofía de juego, estilo, convicciones, armonía interna; y por supuesto, calidad técnica y variedad táctica. No se trata de abundar en los elogios que lleva recibiendo el actual líder de la Liga desde hace años, que por gastados ya se hacen aburridos, sino de mirar a sus téoricos rivales directos.

El Atlético de Madrid pareció asomar como uno de ellos. Pero eso se acabó anoche. El naufragio del Bernabéu significa mucho más que abrir la brecha de puntos entre el primero y el segundo. Porque el Aleti, más que perder, demostró ser de una categoría menor. Se sabía que era así en jerarquía individual de sus futbolistas, pero eso en fútbol puede suplirse con seguridad, con confianza, con firmeza y con ambición. Pues bien, el día de la gran reválida, la noche que debía marcar el antes y el después en la evolución de este equipo, los rojiblancos demostraron que todo está como era entonces. Diego Simeone, que fue valiente en las finales europeas contra el Athletic de Bilbao y el Chelsea, se encogió en el Bernabéu. Planteó un partido a una distancia sideral de Casillas, y al cuarto de hora ya se le habían acabado los argumentos. Peor aun, ni siquiera supo reaccionar a tiempo. Es imposible saber qué hubiera pasado con Adrián, Emre o Raúl García en el campo desde el arranque del complemento. La realidad es que no lo hizo, y solo se atrevió a cambiar algo cuando el partido ya discurría plácido para el Madrid.

Y el Real Madrid, que ganó sin discusión, tampoco se ha sacudido las sombras que lo acechan. Un poco porque Mourinho se empeña en “embarrar” la cancha con sus retos, internos y externos, rompiendo una armonía imprescindible para mantener la exigencia que plantean Messi y compañía. Y un mucho porque el conjunto no acaba de encontrar la onda. Anoche aprovechó el viento a favor que produjo el tiro libre de CR que abrió la lata, pero hasta el segundo tiempo no se vislumbró mejoría por ningún lado, ni en el control ni en la elaboración del juego. Así, será difícil imaginar siquiera la posibilidad de descontar la desventaja respecto a un Barça que bate récords y que en cada partido se aprecia más sólido, más seguro, más convencido. Un Barça que está muy lejos, y que en una Liga de 38 partidos, hoy por hoy no tiene rival a la vista.

¿Qué tal un Balón de Platino y Diamantes?

Leo a Mou y veo a Lio.

Parece un trabalenguas, pero no lo es. Dice José Mourinho que sería un crimen no darle el Balón de Oro a Cristiano Ronaldo, y no le faltan razones.

Pero entonces aparece Messi, los domingos, los miércoles, los viernes, el día que juegue y, mal que les pese a quienes enseñan esa carta como talón de Aquiles, también vista la camiseta que vista. Porque si vale el dato, en este 2012 lleva marcado 11 goles en 7 partidos con Argentina -los dos últimos anoche, contra Uruguay, por las Eliminatorias para el Mundial 2014- y todos sirvieron para ganar esos encuentros. Si también contáramos las asistencias o la participación en las jugadas ofensivas de su Selección, hayan terminado en gol o no, la estadística sería aún más apabullante.

Surgen los que piden el Balón de Oro para Casillas, Iniesta o Xavi, y tampoco están escasos de argumentos, por trayectoria y sapiencia en los casos de Iker y el “cerebro” del Barça; por genialidad y oportunidad para aparecer en instantes decisivos si se habla del “mago” de Fuentealbilla.

Pero entonces aparece Leo, con su regularidad insultante, los sábados, los martes, los jueves… refrendando partido tras partido aquella sentencia de Pep Guardiola, cuando dijo que “siempre juega bien”.

Es por eso que desde el título planteo una sugerencia: que se cree un Balón de Platino, o de Diamantes, o de ambas cosas. Y que por supuesto se le entreguen a Messi. Uno por año o uno definitivo, ya para siempre, y así nos olvidamos de las discusiones.

Entonces, y solo entonces, habrá espacio para repartir Balones de Oro entre los demás. Porque sin duda los merecen Cristiano, Iniesta, Casillas, Xavi y tal vez algún otro. Porque son fenómenos indiscutibles, cracks superlativos. Pero han tenido la desdicha de coincidir en el tiempo con el mejor deportista en la Historia de este juego. Con un chico que aprende y mejora temporada tras temporada, que no deja de progresar nunca, que agranda su repertorio al mismo tiempo que su radio de acción y su presencia como líder en los equipos donde juega, que protesta y se enfada cuando sus compañeros no le comprenden y festeja los goles como se festejan en el potrero, con el grito espontáneo y expulsando la rabia, sin perder el tiempo en poses artificiales ni escenografías preparadas de cara al negocio de la TV. Porque vive el fútbol con la misma pasión y alegría que cuando tenía 10 años, pero que lo entiende a la perfección y lo ejecuta como nadie.

Inventen otra cosa señores de la FIFA y France Football, porque mientras no lo hagan seguiremos asistiendo a debates estériles y reclamos inútiles. Llegará enero, habrá una gala y el Balón de Oro, año tras año y siempre con absoluta justicia, se irá para Rosario.

Porque en realidad, con la cabeza fría y el fútbol en la mano, hay muy poco que discutir.