La Portada del Día: El delicado equilibrio

Contra todo pronóstico, las portadas de los diarios españoles muestran hoy una variedad de temas y enfoques que complican la elección de una sobre las demás (también, justo es decirlo, porque no hay ninguna que sobresalga de manera superlativa).

Como era de esperar en un país con arranques súbitos de catolicismo -aldiari_tarragona.200 menos a nivel de medios de comunicación-, el tema de la búsqueda de un nuevo Papa copa las cabeceras. Aunque en Cataluña supieron encontrarle una variante interesante. “Fumata blaugrana” titulan El Periódico y Diari de Tarragona. “Habemus Barça”, indica El Punt Avui, en ambos casos, trazando una línea entre el Vaticano y lo ocurrido anoche en el Camp Nou.

lavoz.200El mismo juego de equilibrar dos temas utiliza La Voz de Cádiz (Grupo Vocento) para echarle flores a las autoridades locales y mandar un mensaje optimista en medio del vendaval climático y de desocupación laboral que azota la provincia.

Aunque para equilibrio delicado, ninguno como el que ofrece en su portada La Región. El rotativo orensano abre con una foto casi más propia de un anuncio publicitario o una persecusión hollywoodense que de la realidad cotidiana.

Aunque ya se sabe que esta, en la mayoría de los casos, suele sacarle varios peldaños de ventaja a la ficción.

laregion.750 3

Anuncios

La Portada del Día: Ya somos chinos

Si algo tiene de bueno dar un vistazo a los periódicos de provincias es que permite enterarse de realidades que, de otra manera, pasan inadvertidas para el público fuera de las áreas de influencia de cada medio.

elperiodico.200 2Hoy tenemos un buen ejemplo al respecto. La mayoría de los diarios reparten sus cabeceras entre la marcha atrás del PP respecto a la iniciativa popular de la dación en pago –El Periódico de Catalunya presenta la portada más significativa al respecto- y el pago a Luis Bárcenas hasta hace dos meses por parte del partido del Gobierno.

Pero el Diari de Tarragona ofrece en su titular principal una noticia que se me ocurre mucho más significativa: el traslado a Valls de una planta de producción que Ikea tenía localizada en China. Lo presenta como una buena noticia, porque creará un centenar de empleos, pero esconde lo principal: ¿qué clase de empleo será ese? ¿En qué condiciones? No resulta difícil suponerlo. La multinacional sueca no perderá dinero tan alegremente cambiando China por Cataluña. Si lo hace es porque la reforma laboral y la brutal devaluación interna sufridas en estos últimos años han acercado lo suficiente las condiciones de trabajo españolas a las chinas como para que el ahorro en transporte y partidas semejantes hagan factible la mudanza.

Sin quererlo y sin mencionarlo, el Diario de Tarragona saca a la luz el sentido último de la reforma laboral: crear empleo, sí, como promocionan el Gobierno y la patronal, pero con unas condiciones muy alejadas de las que conocimos hasta anteayer, unas condiciones que les apriete el bolsillo a los currantes y les permita a las Ikeas de turno seguir viviendo por encima de sus posibilidades.

Crear empleo, sí, pero como si fuéramos chinos.

diari_tarragona.750