La Portada del Día: El toque irónico

Como ya he comentado varias veces, los lunes no suelen ser días de buenas portadas. El deporte incita a la visión introspectiva, y en cada ciudad se tiende a mirar lo que hizo el equipo o el deportista local que toque, y así, si no hay noticias generales realmente trascendentes, las cabeceras de los periódicos languidecen.

Pero incluso dentro del tema deportivo. se puede tirar de hilos interesantes. Como el del humor, o la ironía. En ese sentido, hoy dentendré la mirada en dos diarios que ya han visitado algunas veces esta sección, porque son muy peculiares. O mejor dicho, porque salvo por el hecho de que están hechos en color, destilan una especie de pátina sepia, anacrónica, de otros tiempos, casi antediluviano. En su diseño, su redacción y sus mensajes.

elfaro_ceuta.750 4Uno es el Faro de Ceuta (o su homólogo melillense), que al margen de su propensión a hablar de temas policiales y sucesos varios, parece editado siempre de prisa, casi sin pensar demasiado. La apertura de este lunes es un buen ejemplo. Una noticia sobre Sanidad pública, otra sobre corrupción; y en medio, sin titular que la sostenga, una foto de un policía en moto y dos hombres corriendo (¿?). La justificación hay que buscarla en la letra pequeña. Allí se dice que participaron más de un centenar de atletas en una carrera. ¿Y por qué eligen una foto donde solo se ve a dos? Vaya uno a saber…

El otro periódico en cuestión es el Heraldo de Huesca, que elige una información y la desarrolla en la portada como si fuese una página interior, como se hacía antaño. Hoy tiene un titular fuerte, que bien podría hablar de protestas callejeras, afectados por la hipoteca, las preferentes o lo que sea… Pero no. Va de fútbol, del equipo local. Y la foto de su cuerpo técnico en el banquillo no tiene desperdicio. Impotentes sí que parecen, incluso perplejos, pero indignados, lo que se dice indignados… Mmmmmm… ¡Qué periodismo, mamma mía!

heraldo_huesca.750 4

La Portada del Día: Ku Klux Klan

Imagen

Sí, está bien. Hoy comienza la Semana Santa, quizás la tradición más arraigada de todas las que atraviesan de enero a diciembre el calendario festivo español.

Sí, está bien. La simbología es una parte importante de la celebración, es la misma desde hace siglos, y una cosa es vivirla “desde dentro”, con el sentimiento a flor de piel; y otra muy diferente hacerlo “desde afuera”, como simple espectador de un ritual ajeno.

Sí, está bien. La religión, la fe y las creencias forman parte del acervo humano desde el principio de los tiempos, casi desde el mismo momento en que los humanos nos bajamos del árbol (o fuimos creados por gracia divina, vaya uno a saber…). Y la religión adopta sus formas, atuendos y actos en función de factores muy variables, desde filosóficos a históricos y geográficos.

Todo está muy bien, pero muy pocos podrán negar que publicar esta foto de portada, incluso esta portada en general, solo entendible para muy entendidos, estremece. Pero aquí está, es la cabecera que hoy puso en los kioscos El Faro de Ceuta.

No sabemos cuál fue la intención. Pero que asusta, vaya si asusta…

elfaro_ceuta.750 3

La Portada del Día (I): Un museo de los horrores (y errores) en Ceuta

Mientras Fernando Alonso ocupa las portadas en los kioscos asturianos y Rafael Nadal en los de Baleares, hay periódicos que extienden la mirada algo más allá y se ocupan de temas alejados de los deportivos.

elmundo.750 2En ese sentido, ninguno destaca hoy por encima de El Mundo. No por diseño ni por ingenio. Es la suya una cabecera normal, pero el tema/denuncia que lanza como titular principal tiene calado suficiente como para destapar, si se confirma, una nueva crisis en el Gobierno, y aumentar un poco más el descrédito de la Monarquia como institución. Y solo por eso merece una mención.

La mirada de esta sección, sin embargo, prefiere un diario más modesto. Ya quedó dicho alguna vez que Ceuta y Melilla aparecen retratadas como “mundos aparte”, si uno se remite a las aperturas de sus rotativos. Sucesos, fuerzas de seguridad y religión son, por abrumadora mayoría, los temas que ocupan los puestos más destacados de las portadas el 80% de los días. Esto, más el diseño y el lenguaje utilizados las tiñen con un barniz anacrónico, y verlas es como una caída en el túnel del tiempo.

Para ratificar la sensación, El Faro de Ceuta hoy comete un error ortográfico de antaño: escribe “dio” con tilde en la “o” en su título principal, tal como era norma hace décadas. Además, utiliza una redacción que no superaría ningún examen de primero de Periodismo. Para quienes no frecuentan las redacciones, cabe explicar que tres líneas de 33 caracteres son margen suficiente para poder transmitir una idea de la mejor manera posible. Este humilde redactor demoró menos de dos minutos (y no es una exageración ) en escribir:

La tasa de alcohol en sangre del
conductor “kamikaze” superaba
cinco veces los límites legales

Es decir, la misma idea, pero con una sintaxis más lógica. La aclaración (xenófoba) de que el conductor en cuestión es marroquí ya es la guinda que cierra una portada digna del mejor museo de los horrores… y también de los errores.

elfaro_ceuta.750 2