La Portada del Día: Contraataque

Como la misma realidad, el concepto de Democracia puede tener tantas miradas como ojos existan. En estos días convulsos que vive España, mucha gente cree que el principal ataque al sistema de gobierno que inventaron los griegos antiguos y alguien definió como “el menos malo de los sistemas” proviene de quienes reciben sobres con dinero negro o se financian de manera irregular y por fuera del circuito fiscal.

Pero se ve que no es una opinión unánime. El ABC, uno de los periódicos más tradicionales y pretendidamente serios de la prensa de este país, solo califica de antidemocrática la quema de un contenedor por los que considera como “radicales”, un recurso al que ya ha recurrido en anteriores ocasiones y un concepto ambiguo que determinados medios tiende a utilizar como arma arrojadiza antes que como identificador preciso de un grupo de población.

Con ellos y apuntando a los nacionalistas catalanes, el diario del Grupo Vocento lanza su particular contraataque cuando más acorralado parece el PP y sus dirigentes.

Más clarito, agua… o gasolina.

abc.750

El periodismo siempre da revancha

el pais

Como el deporte, o la vida en general, el periodismo siempre da revancha, siempre ofrece la posibilidad de resarcirse, de resurgir, de mutar el fracaso en gloria, y la depresión en felicidad.

Pero pocas veces semejante viraje se da en un período tan corto de tiempo. Hace apenas una semana, el diario El País fue el blanco perfecto para señalar todos los males que afectan al periodismo actual. La publicación en su portada de una supuesta foto del presidente venezolano Hugo Chávez en la sala de operaciones recibió una avalancha interminable de críticas, por su mal gusto, su morbosidad, su manifiesta intención política y su nula aportación al interés general. Pero además, era falsa, lo que obligó a retirar la edición de los kioscos y convirtió al periódico del Grupo Prisa en el hazmerreír de la prensa mundial.

Hoy, como si se tratara de un equipo de fútbol que cae goleado en una jornada de Liga y obtiene un triunfo estruendoso en la jornada siguiente, El País se habría agotado (es lo que ellos afirman) gracias a la primicia de la publicación de los papeles de Luis Bárcenas, el ex tesorero del PP, un bombazo periodístico de trascendencia internacional y consecuencias por ahora desconocidas.

Ahora es imprescindible el paso siguiente: dar legitimidad a esa primicia. Cuesta creer que El País se haya arriesgado a publicarlos sin tener la absoluta garantía de su certeza. Primero, porque era previsible la negación sistemática de todo lo que allí aparece por parte del Partido Popular y de todos los implicados en los cobros (y cuesta creer que del lado de los donantes alguien confiese los pagos), así como la amenaza de demandas judiciales. Pero también porque en las últimas semanas la línea editorial del diario se destacaba por su apoyo tácito al Ejecutivo, al que se le pedía que “limpiara la casa” para evitar un mayor descrédito de las instituciones políticas, pero sin hacer sangre ni siquiera cuando se destapó la existencia de los sobres con dinero B. ¿Era una posición sincera o una maniobra de distracción porque se estaba cocinando la filtración dada a conocer hoy?

En todo caso, y más allá de lo que el periódico pueda y deba guardarse para hablar en los juzgados, mañana mismo sería una necesaria una pista, una señal que disipe dudas sobre la procedencia de estos célebres manuscritos. No ya para acorralar a un Gobierno al que de todos modos le quedan pocos alfileres que lo sostengan, porque no debería ser esa la misión de El País ni de ningún medio de comunicación. Sino para darle credibilidad a su primicia y a la profesión en general.

Sería tremendo para el periodismo que después de esta goleada a favor, de esta revancha en toda regla, nos enterásemos que El País acabase dando positivo en el antidoping.