El Telegrama del mediodía: El milagro del 10%

Cristina de Borbón

Cristina de Borbón

Leo un teletipo de Europa Press. Indica que, según el barómetro del Real Instituto Elcano, “casi el 90% de los españoles cree que España es un país corrupto”. Stop. El redactor de turno, muy correcto y comedido, titula la noticia exactamente con la misma frase. Stop. Una pena que su mirada lineal de la información y de la realidad le haya perdido una preciosa oportunidad para atrapar la atención de sus lectores. Stop. Porque lo realmente llamativo es ¡que haya más de un 10% que crea que España NO es un país corrupto! Y el título debería haber ido por ese lado. Stop. Las facultades de Periodismo y Comunicación deberían rever sus programas de estudio…

El Editorial del Domingo: 14 de abril

A Juan Carlos y Corinna. A Felipe, Letizia y sus peques. A Sofía, sus biógrafos y sus hagiógrafos. A Iñaki y Cristina, que tanto monta, monta tanto. A Elena, García Revenga, Marichalar, Froilancito y las escopetas. A la duquesa de Alba y su mediática y encantadora familia. A marqueses y marquesas (como la familia de la mujer de Jesús Posada). A duques y duquesas. A condes y condesas (como Esperanza Aguirre). A los Godó y los Griñán. Los Luca de Tena y los Fernández de Córdoba…

Y también a tod@s aquell@s que ayudan a perpetuar un sistema hereditario de castas. Al ABC y La Razón, a la COPE y El Mundo, a Cospedal y Rajoy, a Rubalcaba y Felipe González. A Mas y Duran i Lleida. A quienes defienden el carácter inviolable de los que detentan los poderes económicos y de la tierra. A quienes refuerzan su creencia de ser intocables y superiores. A quienes miran con desdén al “pueblo llano” y lo desacreditan de infinitas maneras cuando pretende quejarse, protestar, pedir cuentas o hacer un “escrache”. A tod@s ell@s:

¡¡¡QUE PASÉIS UN MUY FELIZ DÍA DE LA REPÚBLICA!!!

3republicaY que sepáis que estamos desempolvando…

 

El Telegrama de la Mañana: El “despadre” de la Constitución

Miquel Roca

Miquel Roca

Durante décadas, la Constitución española fue enseñada como ejemplo de ecuanimidad y buen hacer para pasar de una dictadura a un Estado democrático. Stop. Hasta hace bien poco, en que empezamos a descubrir la letra pequeña que escondía entre sus artículos. Stop. Y nos dimos cuenta que, en realidad, estuvo diseñada para perpetuar el poder de las élites dominantes, asentar el bipartidismo y abrir las puertas de par en par al capitalismo más salvaje. Stop. Hoy se supo que Miquel Roca, uno de los “padres” de aquella Constitución oligarca y obsoleta, defenderá a la Infanta Cristina si finalmente va a juicio por el Caso Nóos. Stop. Todo cierra. Y algo queda cada vez más claro: que ya va siendo hora de archivar esta Constitución y cortar el cordón umbilical con sus “padres”.