La Portada del Día: Susto o muerte

El resultado de las elecciones italianas dejó temblando anoche a las redacciones de toda Europa, lo cual se refleja en prácticamente todos los titulares de prensa de hoy. Mezclada con la última declaración judicial de Luis Bárcenas, a quien el patrimonio se le multiplica por semanas, el sorprendente caudal de votos recibido por Silvio Berlusconi y el “antipolítico” Beppe Grillo, se lleva los mayores espacios, siempre reflejando el susto en el cuerpo.

eleconomista.750El Economista lo ilustra bien en su cabecera, que curiosamente lleva la foto de Mario Monti, la gran apuesta del establishment de las finanzas y gran derrotado en las urnas. libero.200En cambio, si nos vamos a Italia, Libero coloca a Pier Luigi Bersani, el candidato de centroizquierda, como el jaguar vencido por el magnate y el bufón.

De todos modos, y de regreso a España, no es la inestabilidad de la Eurozona lo único que mete el miedo en el cuerpo. Las consecuencias de la crisis también hace lo suyo. Diario de Cádiz lo resalta con una foto de las mejores que han ocupado portadas de periódicos en los últimos tiempos. La imagen del encapuchado durante los incidentes de ayer en el puente de acceso a la ciudad tiene varias lecturas. Según se mire puede ser un reclamo para aumentar la represión o una llamada de atención para saber qué les espera a las autoridades si continúan con su actual política.

En otras palabras, susto o muerte.

diario_cadiz.750

 

Anuncios

El Telegrama de la mañana (1)

BerlusconiBerlusconi dice que vuelve. Stop. Monti, el primer ministro italiano elegido por la UE, amenaza con dimitir. Stop. Afirma que con Il Cavalieri retornarían las políticas populistas. Stop. ¿Viven mejor los italianos desde que está Monti? Stop. Si el simple anuncio de Don Silvio asusta tanto, será que no. Stop. Y mientras tanto, Europa y los mercados tiemblan. Stop. Berlusconi apenas anunció que se presentaría a las elecciones de 2013, todavía no las ganó. Stop. De pronto, descubrimos que en este Viejo Continente todo está “atado con alambres”.