Sanidad madrileña: nueva etapa

Javier Fernández-Lasquetty

Javier Fernández-Lasquetty

Dice Javier Fernández-Lasquetty, Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, que las alternativas a su Plan de Sostenibilidad presentadas por la Asociación de Facultativos y Especialistas (AFEM) le produjo “decepción”.

Dice la mesa sectorial formada por seis sindicatos, que esta mañana se reunió durante cuatro horas con los representantes de la Consejería, que el resultado es “decepcionante”.

Dice la AFEM que no recibió de la Consejería ni una sola respuesta ni un solo dato que le sirviera para sustentar las alternativas.

Es evidente que la Comunidad de Madrid no quiere dialogar. Que no le interesan en lo más mínimo ni la opinión unánime del colectivo médico (no solo de la medicina pública, todas las sociedades médicas en general), ni las huelgas ni las manifestaciones más o menos multitudinarias. Que la imposición de sus formas y sus medidas ha entrado en otra etapa, en otra dinámica muy distinta y alejada de la democrática.

La respuesta, entonces, también deberá entrar necesariamente en otra etapa. Habrá que decidir cuál, pero una cosa queda clara: hoy más que nunca es imperiosa la implicación del grueso de la sociedad. Sin una participación activa y masiva de la población madrileña esta será una nueva causa perdida. Los médicos y sanitarios solos no pueden. Precisan ayuda. ¿Estamos dispuestos a ofrecérsela?

 

Anuncios

Abrazado al cinismo

Hoy por hoy, dos temas conforman el corazón de las protestas ciudadanas contra reformas, recortes, privatizaciones, rescates y demás medidas que empeoran cada día la vida del habitante medio español. Uno, el de los desahucios por deudas hipotecarias con los bancos, alcanza nivel nacional, ya se ha cobrado varias vidas en forma de suicidios, y ha merecido una indigna “medida-maquillaje” por parte del Gobierno de Mariano Rajoy.

Abraza tu hospital

El otro es la reforma de la Sanidad, aunque en este caso afecta básicamente a la Comunidad de Madrid.
(Aclaración para quien lea esto desde fuera de España: en este moderno Reino de Taifas, las competencias en materia de asistencia sanitaria pública están transferidas a las Comunidades Autónomas, y por eso cada una vive una realidad diferente).
Pues bien, enmarcado dentro del movimiento en defensa de la Sanidad Pública, cuya gestión el Gobierno madrileño pretende entregar en parte a empresas privadas, esta mañana tuvo lugar un muy exitoso “abrazo a los hospitales y centros de salud”. La gente desafió la gelidez de la mañana de domingo y rodeó con su presencia los sitios donde suele asistir en caso de enfermedad, para demostrar que son suyos, de sus impuestos, de todos, y que quiere que sigan siéndolo.

Fernandez-Lasquetty

Javier Fernández-Lasquetty, Consejero de Sanidad de Madrid

No era muy difícil entender el simbolismo de la acción. Salvo que uno se llame Javier Fernández Lasquetty y sea el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, es decir, la máxima autoridad política en la materia. A este sujeto, la iniciativa le ha parecido “Muy bien, porque demuestra que los centros y sus profesionales se han ganado el afecto de los madrileños”.

Ser cínico nunca es del todo agradable. Serlo en los momentos que corren es sencillamente insultante. ¿Se entiende por qué en algunos foros este señor ha sido rebautizado como Asquetty?