La justicia social y la espalda del Estado

Niños en su nueva casa en el centro de Madrid

Niños en su nueva casa en el centro de Madrid

Hoy es un buen día. Gris, ventoso y algo fresco en Madrid, pero un buen día. ¿Por qué? Porque la Obra Social Leonas, compuesta por mujeres integradas en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) han recuperado un nuevo bloque de viviendas en el barrio de Malasaña. Allí se instalarán a partir de este mediodía, en una casa nueva que ellas han acondicionado para poder vivir dignamente bajo un techo junto a sus hijos y sus mayores.

En este comunicado, la Asamblea de Vivienda Centro explica perfectamente las razones que conducen a tomar esta decisión, una más en ese sentido de las muchas que se van repitiendo por todo el Estado, como respuesta a una política injusta, que margina y castiga a los ciudadanos a costa de salvar bancos y defender banqueros.

Solo para agregar algún otro dato, cabe decir que en los últimos tres años España se ha gastado más de 43.000 millones de euros en rescatar bancos y cajas endeudados hasta las cejas por su participación en negocios de riesgo, inversiones de dudosa rentabilidad y fraudes y corrupciones varias. Contando los intereses, los ciudadanos han debido contribuir con 55.000 millones para pagar semejante despropósito.

Pah Madrid 2Pues bien, uno de los resultados del proceso es que infinidad de promociones inmobiliarias, muchas terminadas y otras todavía en construcción, pasaron a poder del Sareb, el “banco malo” que se hizo cargo de los “activos tóxicos” de esos bancos y cajas para equilibrar sus balances y salvarlos de la quiebra. ¿Y qué pasa? Que ahí están, muertos de risa. Libres, vacíos, sin uso ni destino, y en muchos casos, sus “dueños” ni siquiera pagan las cuotas de las comunidades de vecinos o derramas ocasionando daños y perjuicios al resto de los vecinos del inmueble.

Esos son los edificios y pisos que se recuperan, que vuelven a la comunidad para cumplir su función de albergar a la gente. ¿A espaldas del Estado? Puede ser. Pero no hay dudas de que fue el Estado el primero que dio la espalda a su gente.

 

Anuncios

La España manipulada y el ser humano transparente

A veces ocurren estas casualidades. Sólo un rato después de dedicar las portadas del día al tema de la manipulación, el Instituto Nacional de Estadísticas da a conocer las cifras de casas vacías, según un censo realizado en 2011.

pisos vacíos

En primer lugar cabe resaltar lo más evidente: el INE suelta el dato horas antes de que el Congreso apruebe la nueva Ley Hipotecaria, es decir, con el tema viviendas en lo más alto de la atención mediática. Y las casualidades, como ya sabemos, no existen.

Y después está el tema de la cifra en sí misma: según la encuesta, el incremento en el número de casas vacías entre 2001 y 2011 fue del 10,8%. Sorprendente, teniendo en cuenta la cantidad brutal de pisos construidos durante los años de la burbuja, y todos los que quedaron sin vender, los que se vaciaron a fuerza de desahucios y los que tienen en su poder los bancos a partir del estallido de la crisis en 2008.

Sabemos de sobra que nada hay más sencillo de manipular que las estadísticas. Justamente ayer, en una comida entre amigos, uno de ellos contaba de muy buena fuente cómo en la Argentina de los 80, se “dibujaban” sin escrúpulos las cifras de la inflación mensual en el Instituto de Estadísticas y Censos. Una práctica denunciada en los últimos tiempos, pero que pasaba inadvertida en aquellos años.

Lo concreto es que hay algo en este dato que ofrece hoy el INE que no acaba de cerrar. O estaba mal hecho el censo de 2001, o lo está el de 2011. ¿Podrá influir que el anterior se hizo casa por casa y el actual solo tomando un muestreo del 11% de los hogares de todo el país? Es probable, ¿no? Además, hay que mirar qué se considera “vivienda vacía”, y esto también cambia según el Gobierno y sus necesidades.

pah3Pero justo hoy, el día que el Congreso se dispone a dar olímpicamente la espalda a la dación en pago y el resto de reivindicaciones que 1,4 millones de firmas apoyaron en su ILP, convenía “informar” que “la cosa no es para tanto”, y que después de llenar el país de ladrillos durante un lustro tampoco hay muchísimas casas vacías más que hace diez años.

Conclusión: vivimos manipulados, zarandeados por informaciones a medias y cifras de difícil control. Más que cualquier Ley de Transparencia haría falta un ser humano transparente. Y eso parece muy, pero que muy difícil de conseguir…

El Telegrama del Mediodía: Los nazis de Cospedal

María Dolores de Cospedal

María Dolores de Cospedal

La inefable María Dolores de Cospedal acaba de decir que los escraches son “nazismo puro“. Stop. Los nazis, cabe recordar, sacaban a la gente de sus casas y expropiaban esas casas y todo lo que de valor había en ellas (amén de lo que hacían con esa gente en los campos de concentración). Stop. Aquí, los que sacan a la gente de sus casas son los bancos, los jueces que dictan las sentencias y las leyes que se lo permiten. Stop. Los nazis, cuando ponían una marca en la puerta de las casas de judíos, gitanos, homosexuales o cualquiera que su mentalidad retorcida considerara “indeseable”, lo hacían utilizando el poder omnímodo de un Estado del que controlaban hasta el último detalle. Stop. La PAH, cuando pone pegatinas y señala con el dedo a los responsables de las leyes que permiten echar a la gente de sus casas, lo hace desde la indefensión, sin agredir físicamente a nadie, y como último -y pacífico- manotazo de ahogado para salvar a las víctimas de una estafa. Stop. La inefable Secretaria General del PP, sin dudas, no se merece un escrache de la PAH. Le vendría mejor alguno de los que de verdad practicaban los nazis. A ver si después sigue opinando lo mismo…