11-S. 40 años…

Salvador Allende11-S. Han pasado 40 años. Imposible olvidar aquel día de borrosas imágenes de televisión, de dudas, de miedos, de preguntas a mi padre sobre qué podía significar para nuestro futuro eso que estaba pasando al otro lado de la cordillera. 40 años desde que la alargada sombra de la infamia de los de afuera (la CIA, Kissinger y siguen las firmas) y la traición de los de adentro (militares, civiles, políticos de la Democracia Cristiana, sindicalistas corruptos, medios de comunicación clasistas…) cortaron de raíz el mejor proyecto de revolución democrática y en paz que existió nunca en Latinoamérica. 40 años desde que Salvador Allende dio su vida por un ideal y puso el listón de la dignidad a un nivel casi inalcanzable para el resto de quienes dicen representar a sus conciudadanos.
40 años. Y aquí seguimos. De un lado, la CIA, el Kissinger de turno y los traidores propios de cada lugar del mundo. Del otro, la gente, los trabajadores que somos tod@s, los pueblos…


Descanse en paz, compañero Salvador…

Anuncios

Allende

 

A estas horas, todavía es 11-S en Chile y en el resto de Sudamérica. Todavía es nuestro 11-S, el del Sur, el que nos duele de verdad aunque ya hayan pasado 29 años, porque se llevó la ilusión de un continente distinto y la vida de un hombre cabal, íntegro, y de un político de los imprescindibles, de los que ahora ya no quedan. Y por favor, que no se malinterprete, el 11-S del Norte también nos sacude el alma. Pero para los que nacimos allá en el Sur y ya tenemos nuestros años, cada 11 de Septiembre solo tiene un nombre y un apellido: Salvador Allende.