La Portada del Día: Números con mensaje

Así como los lunes son el día deportivo por excelencia en las portadas de nuestros periódicos, los domingos han quedado instituidos como el día de los números.

Como si de una moda se tratase, aquí y allá las portadas se empeñan en escupir datos, ya sean encuestas, estadísticas o cifras económicas que sirven para que los tertulianos tengan de qué hablar en radios y bares, pero sobre todo, para llevar mensajes muy claros a la ciudadanía justo el día de la semana con mayor venta en los kioscos.

Porque casi ninguno de estos números suele ser inocente.

diario_navarra.200Miremos lo que ocurre hoy, por ejemplo, en el Diario de Navarra, que jalea los beneficios económicos que el copago farmacéutico genera en las arcas públicas, por supuesto sin mencionar el destino del dinero ahorrado. O en Sur, de Málaga, que habla de “low cost” en la sanidad pública andaluza (por cierto, el citado periódico de Pamplona también usa el símil áereo, pero para los bares de la ciudad), una manera tan sibilina como cualquier otra de desprestigiarla.farovigo.200

Aunque son los lectores gallegos quienes tienen los mejores ejemplos al respecto. Por una parte, el Faro de Vigo desborda optimismo gracias al feliz endeudamiento de la Xunta. Por el otro, La Voz de Galicia empuja al pesimismo. Eso sí, con una estadística tan enrevesada que difícilmente dé para una charla de domingo.

Es lo que ocurre con las modas: ni todas son buenas ni todas son eficaces.

vozgalicia.750

La Portada del Día: Enfoques

Las huelgas o movilizaciones populares suelen ser el mejor parámetro para estudiar los vaivenes de la prensa. Porque como casi todo en la vida tienen varios enfoques posibles, dos como mínimo. Y cuando son sectoriales y afectan servicios básicos, todavía más.

En estos días, el personal sanitario de diferentes zonas de España se encuentra en pie de guerra contra sus respectivas administraciones. Ocurre en Madrid, donde manda el PP; y en Andalucía, donde gobierna el PSOE en coalición con IU. En ambos casos, los profesionales de la salud reclaman mejores condiciones, para ellos mismos, pero sobre todo para la salud pública en general. Y en el tratamiento que a sus protestas le dan los titulares de los periódicos se “ve el plumero” de los editores. El País, por ejemplo, si bien no lleva al tema al espacio principal de su portada, hace hincapié en las causas y el origen de la protesta (y en su aparente resultado inicial).

En Málaga, en cambio, Sur pone el énfasis en las demoras en el servicio, es decir, las consecuencias inmediatas que repercuten en los pacientes, recurso habitual para restar popularidad a quienes llevan adelante la medida de fuerza. En este caso, todo hay que decirlo, lo hace con acierto. Porque refuerza los retrasos en la atención con un monumental atasco de tráfico provocado ayer por un accidente.

Es decir, colapso total… y uno de los enfoques posibles para mirar la actualidad.

La Portada del Día (x3): Noticias viejas

Imagen

Hoy por hoy, nada representa un mayor desafío para los responsables de los periódicos que montar una apertura con una noticia “vieja”. Ocurrió hace algunas semanas, en ocasión del primer debate entre Obama y Romney en Estados Unidos, y vuelve a ocurrir hoy.

La tragedia del Madrid Arena, en la madrugada del miércoles al jueves, tuvo ayer una amplia cobertura en los medios digitales y audiovisuales, pero los diarios no habían llegado a publicar ni una sola línea en sus ediciones de papel, y la noticia había que darla hoy, más de 24 horas después del suceso. ¿Cómo resolverlo?

A la vista de los resultados, con éxito relativo. En Madrid, solo La Razón se distingue con una foto diferente a la del resto de periódicos (no es habitual, pero El País, ABC, El Mundo, La Gaceta y hasta 20 Minutos llevan la misma imagen), y si bien sus portadas no pueden calificarse de malas tampoco saben encontrar el punto exacto, teniendo en cuenta el momento en el que le llega a sus lectores.

Fuera de la capital, en cambio, se encuentran algunos ejemplos más acertados, a mi modesto entender. Es el caso de La Vanguardia, que apunta hacia el futuro de las macrofiestas; o de La Verdad, en sus ediciones de Murcia, Albacete y Cartagena, que no apela al morbo de la avalancha sino al dolor en el velatorio, que es en realidad lo más reciente.También es buena la mirada del malagueño Sur, que une el suceso del Arena con los ocurridos en la provincia durante la más tétrica de las noches de Halloween.

Y es que no todos están capacitados para afrontar el difícil desafío de pensar.