Recuerdos de un Maradona sin contaminar

Diego Armando Maradona, entrando a la cancha de Racing

Diego Armando Maradona, entrando a la cancha de Racing

Las imágenes no son ni medio buenas. Algunas borrosas; la mayoría, desteñidas o de un color que parece artificial.

Pero todo queda disimulado cuando el chico de la melena rizada empieza a tejer maravillas con la pelota. A dejar rivales por el camino, a meter pases en profundidad con el taco o centros de rabona, a clavar tiros libres en los ángulos aunque la barrera se adelante tres metros…

Es el primer Diego Maradona. El de Argentinos Juniors. Cuando la explosión mediática todavía quedaba reducida al fútbol argentino. Más aun, al de Buenos Aires y sus alrededores. El que gritaba con el alma los goles contra Boca (entre otras cosas, porque por entonces era hincha de Independiente). El anterior a Europa y todo lo bueno y lo malo que vino después. El Diego inocente y puro que solo se dedicaba a jugar… y lo hacía como los dioses.

Estos 10′ sirven, además, para calibrar las distancias con Lionel Messi, las diferencias estéticas en el traslado y en la manera de pegarle a la pelota. Pero también las semejanzas, la repentización para inventar lo que pide la jugada, la velocidad de ejecución, la impresión de que el balón es una prolongación del pie.

Un vídeo para disfrutar del que, quizás, fue el mejor Diego, el Maradona de antes de las contaminaciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s