Que 500 años no es nada…

cañizares-4

La imagen bien podría ser la restauración perfecta de un cuadro medieval o renacentista, aquellas pinturas que los grandes autores hacían merced al patrocinio de la Iglesia, uno de los mecenas más importantes del arte de esos tiempos.

Pero no. Es una foto hecha en España en 2014, pleno siglo XXI.

Se trata de la presentación del cardenal Antonio Cañizares, nuevo obispo de Valencia, para estrenar esta semana su llegada a la sede de su obispado. Por cierto, nombrado por el papa Francisco.

¿Esto también formará parte de la nueva Iglesia Católica que tanto se publicita? Si es así, en las formas lo disimulan bastante bien.

El regreso del feudalismo

No basta con la pérdida abrumadora de derechos sociales, con el aumento de la explotación de los más débiles a fuerza de condiciones de trabajo cada día más agobiantes, con la limitación del acceso a educación, salud o vivienda, con el aumento de la represión a quienes puedan pensar diferente de lo que decida el sistema dominante, con la concentración escandalosa de poder -económico, militar, político, informativo, tecnológico- en cada vez menos manos…

Feudalismo 2No. Ahora ya se escenifica y publicita sin pudor. Me llega una invitación para asistir el próximo fin de semana al Campeonato Mundial de Combate Medieval, en Belmonte, Cuenca. El vídeo que adjunto es un poquito largo (5′ más o menos) y el narrador, bastante aburrido, pero lo que cuenta me ha motivado esta reflexión.

El feudalismo está de vuelta entre nosotros. Y como dicen sin reparos los organizadores del evento, se trata de “un combate real, no de teatro”. Y ya sabemos en qué lugar de la batalla quedará enrolada la mayoría.

La justicia social y la espalda del Estado

Niños en su nueva casa en el centro de Madrid

Niños en su nueva casa en el centro de Madrid

Hoy es un buen día. Gris, ventoso y algo fresco en Madrid, pero un buen día. ¿Por qué? Porque la Obra Social Leonas, compuesta por mujeres integradas en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) han recuperado un nuevo bloque de viviendas en el barrio de Malasaña. Allí se instalarán a partir de este mediodía, en una casa nueva que ellas han acondicionado para poder vivir dignamente bajo un techo junto a sus hijos y sus mayores.

En este comunicado, la Asamblea de Vivienda Centro explica perfectamente las razones que conducen a tomar esta decisión, una más en ese sentido de las muchas que se van repitiendo por todo el Estado, como respuesta a una política injusta, que margina y castiga a los ciudadanos a costa de salvar bancos y defender banqueros.

Solo para agregar algún otro dato, cabe decir que en los últimos tres años España se ha gastado más de 43.000 millones de euros en rescatar bancos y cajas endeudados hasta las cejas por su participación en negocios de riesgo, inversiones de dudosa rentabilidad y fraudes y corrupciones varias. Contando los intereses, los ciudadanos han debido contribuir con 55.000 millones para pagar semejante despropósito.

Pah Madrid 2Pues bien, uno de los resultados del proceso es que infinidad de promociones inmobiliarias, muchas terminadas y otras todavía en construcción, pasaron a poder del Sareb, el “banco malo” que se hizo cargo de los “activos tóxicos” de esos bancos y cajas para equilibrar sus balances y salvarlos de la quiebra. ¿Y qué pasa? Que ahí están, muertos de risa. Libres, vacíos, sin uso ni destino, y en muchos casos, sus “dueños” ni siquiera pagan las cuotas de las comunidades de vecinos o derramas ocasionando daños y perjuicios al resto de los vecinos del inmueble.

Esos son los edificios y pisos que se recuperan, que vuelven a la comunidad para cumplir su función de albergar a la gente. ¿A espaldas del Estado? Puede ser. Pero no hay dudas de que fue el Estado el primero que dio la espalda a su gente.